Modus operandi: Me llamo Bratislava, soy de Croacia y quiero 500 dólares.

Atención a los usuarios varones. Si un día te envían un correo electrónico diciendo que han visto tu perfil en una red social y que les has parecido muy atractivo, sospecha.

2117059686_45c866aec1_o

Cuando les contestas el e-mail, una chica muy atractiva (generalmente se ataca a los varones) comenzará a preguntar por vuestros gustos y os contará que está en Rusia o un país del Este y que quiere marcharse del país. Cuando se ha llegado a un alto grado de intimidad por e-mail, todos ellos acompañados de las respectivas y numerosas fotografías, esta chica os propondrá la posibilidad de irse a vivir al país del que el usuario sea. Pero conseguirlo no será tan fácil.

Cuando la chica esté a punto de abandonar su país para encontrarse contigo, misteriosamente aparecerá un imprevisto de última hora (problemas con el visado, sobornos…). ¿La solución? Envía una pequeña cantidad de 500$ y todo arreglado.

Si los pagas, te vas a quedar sin ellos. Probablemente se alargue la relación y salgan otros misteriosos y variados problemas que hagan que envías más dinero. Porque no existe una rubia potente que se fije en ti por tu perfil de Facebook ni tu fotografía del Fotolog. Te han estafado.

“Si hace unos años este tipo de técnicas podían ser más sospechosas, en la actualidad los usuarios pueden caer más fácilmente en la trampa al utilizar como excusa las redes sociales. Puesto que muchos perfiles son públicos y van acompañados de una dirección de correo igualmente visible por cualquiera, es perfectamente posible que una persona haya visto nuestras fotos y le hayamos gustado” explica Luis Corrons, director técnico de PandaLabs.